Marzo 21, 2004

Activismo y derechos humanos
Un videojuego cruel

Reproduzco un párrafo del reportaje de Bru Rovira publicado hoy en La Revista de La Vanguardia. El paralelismo me ha hecho pensar mucho:

Fue en este escenario crispado donde explotaron diez bombas. La secuencia parecía diseñada para repetir el impacto del 11-S: una primera explosión para atraer la atención; luego, cuando la mirada se ha fijado en el terror, rematar la ceremonia del pánico con una nueva masacre en directo: el uso de los medios de comunicación no es patrimonio exlcusivo de Occidente, como no lo es la personalidad del soldado. De hecho, el abogado Mateu Seguí nos recordaba que los ejecutores de la masacre de Madrid hicieron lo mismo que hacen los soldados modernos que no se enfrentan directamente a sus víctimas: colocan las mochilas y se van. Tiran las bombas y regresan a la base. Ni siquiera estos nuevos terroristas tuvieron la necesidad de inmolarse.

Publicado por magda Marzo 21, 2004 11:16 PM

Comentarios