Abril 23, 2011


No, gracias

Ramblas de Vilanova i la Geltrú. Un día espléndido. Sol, libros, rosas, gente paseando. Los ingredientes son los de siempre, muy buenos. Sólo algo resulta profundamente molesto: un tipo que serpentea entre los viandantes con folletos de Plataforma x Catalunya (PxC) escudriñando las caras de quienes considera susceptibles de comprar su mensaje xenófobo: “Controlem la immigració. Aturem la crisi”.

A diferencia del resto de partidos, que tienen puesto propio para captar votos sin pudor alguno, el candidato de PxC se muestra cauteloso. Esquiva un grupo de emigrantes –quizá le producen urticaria y no hemos sabido interpretar su gesto- y se hace el sueco –a pesar de presumir de ser muy catalán- cuando oye nuestro comentario de disgusto.

PxC ha logrado presentar 100 listas electorales en otros tantos municipios catalanes. Aun así, pocos han reaccionado ante el peligro creciente que supone el auge de estos mensajes, que en los últimos meses han llegado a hacerse espacio incluso en los parlamentos de Suecia y Finlandia.

Por el momento, sólo la Plataforma Unitat contra el feixisme i el racisme organiza actos regularmente para evitar el ascenso de PxC. Por suerte, cuenta cada vez con más entidades adheridas y ha convocado una gran manifestación de protesta para el próximo día 30 de abril (18 h. Gràcia).

Algunos de sus miembros recuerdan que el fascismo se cura con las viejas recetas: viajando y leyendo. Por ello, reproduzco (y traduzco del catalán) un extracto de un artículo de Manel Manchón publicado hoy en el diario Ara sobre Fault Line, el libro del economista Raghuram Rajan:

El hecho rotundo es que hay cada vez más diferencias entre una clase social informada, con puestos de trabajo de calidad, que recibe sueldos muy altos (son también los directivos y ejecutivos de las grandes empresas), y la tradicional clase media, que se ha empobrecido con salarios cada vez más bajos. ¿Pero qué ha pasado?

Rajan explica (...) que en los Estados Unidos ha habido un desinterés por formar capital humano, por invertir en educación dirigida a las personas con menos recursos. Los ingresos más bajos de estas personas se habían compensado, según Rajan, facilitando el crédito y haciendo ver a estas clases empobrecidas el falso espejismo de que pertenecían a la admirada clase media norteamericana, que, en realidad, ha visto disminuir progresivamente sus miembros en las últimas décadas.

Comprender que los recortes en la Sanidad pública catalana ya están perjudicando la salud de los ciudadanos no es difícil. Más complicado es ver las consecuencias de la reducción en educación a medio y largo plazo para quienes andan demasiado ocupados con llegar a fin de mes. Pero justo ahí está la clave para entender la apatía general, la falta de espíritu crítico.

En Baden-Württenberg (Alemania), la catástrofe de Fukushima provocó la reacción inmediata de decenas de miles de manifestantes. Días después, lograban un cambio de gobierno espectacular, el que ha llevado a Los Verdes a liderar la región más rica de Europa. A continuación, un texto firmado por el periodista Thilo Schäfer, en el que describe cómo muchos alemanes vivieron ese primer gran triunfo de los ecologistas.

Los Verdes, a la conquista de Berlín

Como periodista hubiera preferido cubrir las revueltas de Túnez o Egipto, por supuesto, pero como alemán presenciar el éxito histórico de Die Grünen (Los Verdes) en Baden-Württemberg el pasado 27 de marzo fue una experiencia tremenda. Hace poco nadie se hubiera imaginado que un día podría haber un primer ministro verde en una de las regiones más conservadoras de Alemania. Ahora, Winfried Kretschmann se dispone a gobernar una región de diez millones de habitantes. Y después del verano los ecopacifistas podrían conquistar otro Gobierno regional en Berlín si se confirman las encuestas.

Pero quizás lo más significativo del ascenso de Los Verdes en la estimación del soberano es la reacción de los demás partidos. A Merkel y su Gobierno les entró el pánico con el desastre de Fukushima y cambiaron de rumbo de la noche a la mañana. Ahora ya no quieren saber nada de la prolongación de la vida útil de los reactores y hablan de acelerar la transición hacia un futuro basado en energías renovables. El truco no funcionó en las urnas en Baden-Württemberg pero la preocupación de los conservadores por el tema nuclear es prueba de que hasta ellos han entendido que hay un sentimiento mayoritario en Alemania que desea un cambio del modelo energético. Y es que incluso antes de la catástrofe de Japón, Los Verdes subían en las encuestas.

Algunos amigos en España me preguntan cómo es posible que en plena crisis económica un tema como el medioambiente esté tan arriba en el orden de prioridades del votante alemán. Cierto que en ese país lo peor de la crisis ya ha pasado. Pero la clave es que muchos alemanes ya no consideran la protección del medio ambiente un objetivo loable pero prescindible que debe ser solucionado después de que se hayan arreglado todos los demás problemas materiales.

Ni siquiera los empresarios -la mayor parte de ellos, diría- defienden ya aquello de que las políticas medioambientales son un freno para el crecimiento económico. Es más, en Baden-Württemberg, quizás la región más próspera e innovadora de Europa, Los Verdes han convencido a una cuarta parte del electorado de que las energías renovables, además de la tecnología para incrementar la eficiencia energética de los cacharros que usamos, son una gran oportunidad de negocio con un gran potencial de exportación al resto del planeta, por encima del de los todoterrenos tipo Porsche Cayenne.

Ahora, en la prensa alemana ya empiezan a preguntarse si Die Grünen son realmente capaces de gobernar. Evidentemente, tienen que sortear unas cuantas contradicciones. Para hacer posible el cambio de modelo energético hay que apostar sobre todo por la energía eólica, de momento la más eficaz de las energías renovables. Los parques de molinos más productivos en Alemania se encuentran en el norte, en la planicie de Baja Sajonia y en los parques off-shore del Mar del Norte. Para que esa energía llegue al sur hace falta construir nuevas redes de alta tensión gigantescas que pasan por zonas verdes, algunas de alto valor medioambiental. El conflicto ya está previsto.

El camino no es fácil ni gratuito y probablemente más de un votante de los ecologistas se arrepentirá cuando le presenten la factura del cambio de modelo, bien en foma de un elevado recibo de la luz o en restricciones a la circulación de su coche, por ejemplo. Pero estoy seguro de que el auge de Los Verdes en Alemania no se debe simplemente a la coyuntura política sino que refleja un cambio de mentalidad en la sociedad que se extenderá cada vez más. Ojalá vaya calando también en España.


Publicado por magda 11:54 PM | Comentarios (8)

Abril 20, 2011

Corresponsalía en Islandia
Cómo se redacta la nueva Constitución islandesa

(Aviso: La siguiente información puede herir la sensibilidad de quienes vivan en un estado con una Constitución intocable, a pesar de que esta no haya sido votada por más de la mitad de sus actuales habitantes. Especialmente dolorosa puede resultar para aquellos a los que desagrade que su ley fundamental sea fruto de un “pacto entre caballeros”, un escrito de siete padres que la parieron sin intervención de mujer alguna y que durante décadas han sido venerados como santos varones demócratas, aunque alguno de ellos hiciera algo más que carrera durante la dictadura. Pero lo que realmente desata la envidia de quien escribe estas líneas es la transparencia de que disfrutan los islandeses, que incluso pueden ver on line cómo trabajan quienes redactan su futura Constitución y comprobar que respetan sus peticiones).

silja.jpg

Silja Bára Ómarsdóttir, ponente de la Asamblea Constituyente de Islandia:
"Se convocó a 1.000 personas para conocer las demandas de la nación"

La “revolución islandesa” incluía, entre sus principales demandas, la reforma de la Constitución. La petición fue recogida por el nuevo gobierno del país y desde hace dos semanas un grupo de 25 personas trabaja en la redacción del nuevo texto. Una de ellas es Silja Bára Ómarsdóttir, profesora adjunta de la Facutad de Ciencias Políticas en la Universidad de Islandia y destacada feminista y activista de los derechos humanos.

¿Cómo surgió la idea de redactar una nueva Constitución?
Desde el comienzo de la República de Islandia en 1944 se sabía que la Constitución debía ser revisada. Sin embargo, no se hicieron cambios hasta 1995, cuando se añadió una sección dedicada a los derechos humanos y otra relacionada con los distritos electorales. Una de las demandas de la revolución de las "ollas y cacerolas" fue cambiar la Constitución y el actual gobierno estuvo de acuerdo.

¿Cuáles son las principales peticiones para ser incluidas en la nueva Constitución?
Para conocer las demandas de la nación, se convocó el pasado noviembre una Asamblea Nacional formada por 1.000 personas. Las ideas son demasiadas para resumirlas en una respuesta breve, pero destaca la petición de una mayor separación de poderes (legislativo, ejecutivo, judicial). También se demanda incluir que los recursos naturales son propiedad de la nación y que el sistema electoral sea más justo.

¿Cómo fueron elegidas las personas encargadas de redactar el texto?
En primer lugar, quiero subrayar que las elecciones fueron anuladas después de que se presentara una demanda. El grupo que actualmente está dedicado a estas tareas ha sido nombrado por el Parlamento, pero está compuesto, básicamente, por las mismas personas que fueron escogidas en las elecciones. Estas estaban abiertas a todos los islandeses mayores de 18 años y cualquiera podía ser candidato. Finalmente, se presentaron 522 personas. Se escogió un sistema por el cual cada ciudadano tenía un voto, pero en sus papeletas podía seleccionar una lista de hasta 25 personas. Este proceso resultó algo extraño para los islandeses y la participación fue bastante baja, tanto por el sistema elegido como porque la gente se sentía abrumada ante el número de opciones que tenía.

¿Quién forma finalmente la Asamblea Constituyente?
Se trata de un grupo de 25 personas, 15 hombres y 10 mujeres -si la proporción de escogidas hubiera sido inferior al 40%, se les habría añadido mujeres-. (Se puede encontrar información al respecto aquí –aunque, por desgracia, no en inglés. En cualquier caso, se puede ver la cara y la edad de la gente.)

¿Cómo se organizan los trabajos?
Empezamos a trabajar hace apenas dos semanas. Nos dividiremos en tres comités, cada uno de ellos dedicado a una serie de cuestiones concretas. Después, tomaremos las decisiones finales en un consejo. (Las reuniones pueden verse on line.

¿Cómo y cuándo se aprobará la nueva Constitución?
Nuestra propuesta debe estar lista en julio. Entonces, tendremos que obtener la aprobación del Parlamento. Luego, se celebrarán elecciones parlamentarias y deberemos aceptar los cambios que haga el nuevo Parlamento. También queremos que se vote en referéndum.

¿Cuál es el sentimiento general ante todos estos cambios?
La gente tiene sentimientos muy diferentes al respecto. Algunos creen que son muy importantes, pero muchos piensan que ahora no es el momento de gastar dinero en un proyecto de este calibre. Por desgracia, la forma de hacer política no ha cambiado.

¿El ingreso en la Unión Europea es ahora un tema importante para los islandeses?
No, pero hay cierta presión por parte de algunos sectores para retirar la solicitud de ingreso. Mucha gente siente que la Unión Europea está contra Islandia en una disputa injusta. Las negociaciones están en curso y el actual gobierno tiene como objetivo completar el proceso y luego plantear el asunto a la nación.

Publicado por magda 08:59 PM | Comentarios (4)

Abril 17, 2011

Política
Contra el "pensamiento positivo"

La traducción de “Sonríe o muere”, de la periodista estadounidense Barbara Ehrenreich, ya está en las librerías. La autora de “Por cuatro duros” da un paso más allá con esta obra, en la que se centra en desenmascarar cómo la “ideología del pensamiento positivo” potencia el individualismo, mata "cualquier noción de solidaridad" y resulta paralizante.

Tras superar un cáncer de mama y asistir, horrorizada, al negocio en torno a lazos y ositos rosas, y oír frases tan estúpidas e indignantes como “me alegro de haber tenido cáncer, me ha hecho mejor persona”, “gracias al cáncer aprecio el sabor del café”, Ehrenreich ha publicado un ensayo en el que argumenta por qué la alternativa al pensamiento positivo no es el negativo, sino el crítico.

Pero ese pensamiento escasea no sólo en su país. Aquí hay más mala leche y menos “smiles”, pero también hemos tenido que aguantar hasta la saciedad que nos dijeran que la palabra “crisis” en chino significa “oportunidad”. La gente se ha hartado de leer páginas sobre “el secreto” de la vida, "la buena suerte" y, hace algún tiempo, aquella tontería sobre el "ladrón" de quesos... Y nada.

¿Qué hace falta para reaccionar?

El gobierno de Artur Mas recorta en Sanidad y Educación, al tiempo que se carga el impuesto de sucesiones. Esta mañana, Europa Press publicaba una nota en la que el conseller de Economía anunciaba -con la alevosía que supone hacerlo en plenas vacaciones de Semana Santa- que rebajará el IRPF a las rentas más altas, aquellas que superen los 120.000 euros anuales. Horas después, se desdecía... parcialmente. No lo hará por ahora, pero sí antes de que acabe la legislatura. Quizá le ha dado miedo acumular más respuestas que el twitter de David Bisbal o el de los eurodiputados que no saben viajar en turista.

En cualquier caso, lo que subyace en las medidas adoptadas por CiU no es otra cosa que ese pensamiento neoliberal que considera que quien no gana 120.000 euros anuales es incompetente. O, como sentencian los predicadores del pensamiento positivo, alguien que no ha sabido sonreír y ver la oportunidad que le daban de "reinventarse" el día en que le jodieron la vida dejándole sin trabajo, sin casa o sin servicio de quirófano por las tardes.

A continuación, un extracto de la entrevista a Ehrenreich, hoy en Público:

¿Qué le llevó a escribir "Sonríe o muere"?
Fue en el año 2005. Cuando me di cuenta de que los parados estaban siendo alimentados con la misma ideología que había escuchado como enferma de cáncer: que todo iba a iba a ir bien sólo con pensar en ello positivamente.

¿Cómo se infiltró esta idea en las corporaciones?
Ha ido ganando terreno durante décadas. Primero como ideología de los vendedores de toda la vida. Luego, de los ochenta en adelante, como el corazón ideológico de la cultura corporativa, comienzo de la edad de oro de la reducción de personal, cuando los directivos necesitaban encontrar el modo de manejar la ansiedad y la desesperación de los trabajadores de cuello blanco. Los empresarios comenzaron a contratar a oradores motivacionales y a distribuir libros de pensamiento positivo como "Who moved my cheese?" (2000) [¿Quién se ha llevado mi queso?, superventas que aconsejaba enfrentarse al despido sin quejas]. Las corporaciones ya no podían garantizar la estabilidad laboral, pero sí ofrecer a sus empleados maneras de ser más "positivos" y estar más motivados, incluso aunque estuvieran cayendo en la espiral de la pobreza.

¿Qué relación tuvo este pensamiento con la crisis de las hipotecas basura?Muchas personas que nunca habían podido acceder a un crédito antes empezaron a recibir ofertas de hipotecas de fácil acceso la pasada década. Concedidas sin fijarse en los ingresos fijos del solicitante y sin pedir entrada alguna. Los gurús del pensamiento positivo y los predicadores evangélicos alentaron a aceptar esas hipotecas, porque si eras "positivo", ¿qué podía ir mal? Al mismo tiempo, la industria financiera quedó atrapada en la obsesión maníaca del pensamiento positivo. La idea era que los precios de las casas sólo podían subir y subir. Y que la gente no dejaría de pagar sus hipotecas porque la economía sólo podía ir a mejor. Los ejecutivos que mostraron sus dudas fueron silenciados o despedidos.

(En España, Clara Valverde, presidenta de la Liga del Síndrome de Fatiga Crónica (SFC), lleva semanas recomendando el libro de Ehrenreich. Gracias por tu pensamiento crítico, Clara).

Publicado por magda 11:54 PM | Comentarios (3)

Abril 14, 2011

Corresponsalía en Islandia
Islandia, una revolución con copyleft

Las revolución islandesa es muy silenciosa, poco "fotogénica". Empezó en enero de 2009 y desde entonces ha transformado el modo de hacer política de este país, además de nacionalizar a la banca, entre otros muchos logros.

Los ciudadanos de Islandia volvieron a votar "no" el pasado 9 de abril en un referéndum en el que se les preguntaba qué hacer con las deudas de la banca. El simple planteamiento es revolucionario. Por ese motivo, es más necesario que nunca contar con una "Corresponsalía en Islandia", tal como muchos reclaman en los últimos tiempos. En colaboración con el escritor Óttar Norðfjörð, este blog publicará regularmente entrevistas con protagonistas de una revolución que tiene copyleft.

Óttar Norðfjörð

Óttar Norðfjörð, escritor
"Los islandeses aún estamos aprendiendo a protestar"

El primer entrevistado de la serie es, precisamente, Óttar Norðfjörð, uno de los impulsores de la Corresponsalía en Islandia. Este escritor, nacido en Reikiavik en 1980, es autor de varias novelas de éxito en su país, que han sido traducidas, entre otros, al alemán. A finales de este mes, publicará en castellano “La cruz solar” (Duomo Ediciones). Norðfjörð también es conocido por ser un activista cultural. Actualmente, vive buena parte del año en un pueblo de Sevilla.

Los islandeses volvieron a votar “no” el pasado 9 de abril en el referéndum que les preguntaba si querían pagar a Holanda y Reino Unido la deuda contraída por sus bancos. ¿Qué opinas al respecto?
Todavía tengo sentimientos encontrados respecto el referéndum, ya que esperaba que la cuestión del Icesave ya estaría más que resuelta a estas alturas (¡ya han pasado más de 2 años!). Pero en mi opinión, creo que la nación islandesa tiene algo de responsabilidad y debería devolver una parte de la cantidad demandada a Holanda y al Reino Unido. A mi modo de ver, los gerentes de los bancos islandeses crearon la deuda, pero se les permitió hacer básicamente lo que quisieran porque el reglamento en Islandia casi había desaparecido. Y eso sucedió a causa del gobierno que eligió la opinión pública, el formado por el partido de derechas "Sjálfstæðisflokkurinn" o Partido Independiente. Ellos han gobernado Islandia desde 1991 y privatizaron la banca en 2002. (Después, nacionalizaron las tres principales entidades. Lo hicieron antes de la revolución, pero fue más un acto desesperado para salvarlas de la quiebra que un acto ideológico).

¿Cómo se gesta la “revolución” en Islandia?
Es difícil explicar cómo empezó todo. Simplemente se produjo una escalada, desde las primeras protestas tras la crisis financiera de octubre de 2008 hasta que las calles empezaron a llenarse de gente en enero de 2009 pidiendo deshacerse de los políticos que tenían la culpa de aquella situación.
Podría decirse que la “revolución” comenzó en enero de 2009 de manera bastante pacífica, si la comparamos con las de otros países. Nadie fue herido gravemente y el vandalismo fue escaso. Después, todas las revoluciones que le han seguido, y ya van unas cuantas, también han sido bastante pacíficas.

¿Cuáles son sus principales objetivos?
El objetivo principal de la revolución de enero de 2009 fue, sin duda, que se celebraran nuevas elecciones, algo que la opinión pública llevaba semanas pidiendo. Finalmente, los ciudadanos votaron por un gobierno de izquierdas que es el responsable de cada movimiento que Islandia ha hecho desde entonces para tratar de salir de la crisis.
Los referéndum sobre la devolución de la deuda bancaria también pueden vincularse al "espíritu de la revolución". Aunque la decisión de convocarlo fue del presidente, este lo hizo tras detectar el deseo de los islandeses de no pagar la deuda, convencidos de que la carga no debía recaer sobre ellos. Por último, la idea de revisar la Constitución también fue una de las primeras reivindicaciones que se plantearon.

¿Cómo surgió la idea de hacer Islandia en un paraíso para la libertad de prensa?
Probablemente, todo comenzó cuando Julian Assange (fundador de Wikileaks) fue a Islandia en la primavera de 2010 y desde aquí filtró, entre otros, un vídeo de Irak en el que se mostraba a civiles inocentes asesinados. Una de las principales impulsoras de la Iniciativa islandesa para medios de comunicación modernos es la diputada Birgitta Jónsdóttir. Convertir en el país en un paraíso para la libertad de prensa es fantástico, porque gente como Assange no deberían ser considerados criminales por querer divulgar entre la opinión pública lo que esta tiene derecho a conocer.

Los islandeses nunca han sido demasiado dados a las protestas. ¿Sientes que han cambiado?
Yo diría que, finalmente, los islandeses aprendieron a protestar después de la crisis financiera y la crisis en octubre de 2008. Hasta entonces no estaban acostumbrados a hacerlo. Eso es lo que hace tan interesante la revolución de enero de 2009. Antes sólo habían protestado con la misma fuerza y entusiasmo (en 1949, con motivo del ingreso de Islandia en la OTAN). Ahora es mucho más común ver a la gente manifestándose en el centro cuando se sienten ofendida. El ejemplo más reciente es el de los juicios a los nueve individuos acusados de asaltar el Parlamento en el clímax de la revolución islandesa.
Teniendo en cuenta que los islandeses aún estamos aprendiendo cómo protestar, no existen estructuras muy organizadas. No existen verdaderos líderes, sólo algunas caras familiares que siempre están allí y hablan delante de la multitud. Son personas normales que, simplemente, sienten qué es lo que deben hacer. No tienen demasiada experiencia, pero poco a poco están aprendiendo.
También hay que destacar a un grupo de jóvenes, a menudo vestidos de negro y con máscaras, que han ayudado mucho en la revolución de Islandia. Se encargan de hacer esas pequeñas cosas extra que unen a la multitud, ya sea burlarse de los políticos de manera simbólica o haciendo fuegos para que los manifestantes mantuvieran el calor durante las noches frías (como las de enero de 2009). Sospecho que esas personas saben cómo protestar, aunque nadie conoce sus caras.


Publicado por magda 11:53 AM | Comentarios (7)